Veteranos Garrapinillos 0 Athletic Rompeolas 2

Un equipo revitalizado

El Athletic Rompeolas asalta el fortín de Garrapinillos y se asoma a la siguiente fase de la Copa Laboral

La defensa del Rompe marca una línea en su área para defender el saque de un falta del Veteranos Garrapinillos.

 

 

Veteranos Garrapinillos  0 

Sergio Blasco; Javier Embid (Jorge Blasco), Javier Pico, Enrique Cobos, Javier Lacabe, Alberto Urrea, Óscar Ortiz (Jorge Buil), Alberto Martos, José María Mimbiella, Marco Antonio Celma, Antonio Martínez.

Athletic Rompeolas         2 

Isma; Sierra, David González, José Antonio, Joaquín; Juan, Barranco, Santi Mur, Dennis (Ángel, 69), José Manuel; Posadas.

Goles: 0-1, min. 37: Barranco. 0-2, min. 50: Santi Mur.

Árbitro: Ángel Montaner. Mostró cartulinas amarillas a los locales Marco Antonio Celma y José María Mimbiela y al visitante José Antonio.

Incidencias: Mañana soleada y ventosa en el campo de San Lorenzo. Terreno de juego en un estado muy deficiente, con numerosos boquetes que ponen en serio peligro a los jugadores y hacen casi imposible que el esférico ruede con normalidad. Dioni también formó parte de la convocatoria del Rompeolas pero no llegó a saltar al campo.

 

SAN LORENZO. El Athletic Rompeolas sacó más de medio billete para seguir adelante en el torneo de Copa Laboral  venciendo en el siempre complicado campo de San Lorenzo por 0-2 a un CD Veteranos Garrapinillos capitidisminuido sin, entre otros, su hombre gol Cambra, y que acabó desquiciado por su incapacidad -llegó incluso a desperdiciar un penalti-.

El triunfo contó con la participación determinante de dos de las tres caras nuevas del equipo avispa, Barranco e Isma, dos estupendas incorporaciones que han traído chispa, juventud y calidad a un equipo casi siempre corto de efectivos.

Los de Torrero se mostraron serios en defensa con un cuarteto de absoluta garantía formado por José Antonio y David González en el eje y Sierra y Joaquín en las bandas. Por encima de ese muro emergió el flamante portero Isma, poderoso en el juego aéreo, sobrio y seguro bajo los palos y con buen manejo de los pies. Todo un acierto su incorporación.

Los cinco de atrás esperaban una mañana complicada con la amenaza constante de Cambra y se encontraron una tarea menor con la presencia de Antonio Martínez como única referencia ofensiva de los locales.

El centro del campo, sin embargo, lo tuvo mucho más complicado para controlar el juego. Alberto colocó a Juan y el joven Barranco a los mandos de la nave para acercar a José Manuel al área rival, con Posadas como referencia ofensiva y Santi Mur y Dennis por las bandas. Pese al buen trabajo y el derroche físico de los dos centrocampistas, durante la primera media el Rompeolas echó de menos alguien que agarrase el balón y le diera salida con criterio. De ahí que el Veteranos Garrapinillos dominase más, aunque sus acercamientos no llegaron a fructificar por la seriedad de la zaga avispa. Dos llegadas aisladas acumuló el conjunto visitante, una casi tijera de José Manuel y una volea desviada de Dennis tras un centro de Sierra por la banda derecha y un remate de cabeza forzado del 9 del Rompe luego de un robo de Barranco y apertura de Posadas a la parte izquierda para el centro de Dennis.

 

Daniel Barranco es felicitado por sus compañeros tras lograr el 0-1.

 

El signo del partido cambió con un simple intercambio de posiciones. José Manuel fue retrasado al eje y Barranco dio rienda suelta a su nervio en la zona de tres cuartos del campo rival. Esa disposición fue determinante en la jugada que abrió el marcador. Posadas prolongó de cabeza un balón despejado y el atacante jienense burló toda vigilancia para marcharse en velocidad libre de marca contra el portero local Sergio Blasco, al que superó cruzando el balón a la derecha.

Quiso responder de inmediato el Veteranos Garrapinillos por medio de Óscar Ortiz, quien aprovechó la pasividad rival para recibir de espaldas, darse la vuelta y enganchar un buen disparo abajo que Isma despejó seguro a saque de esquina.

En el segundo tiempo el conjunto local trató de contar con algo más de presencia arriba con la subida de Ortiz, pero siguió careciendo de mordiente. Los espacios entre líneas cada vez fueron mayores y el Rompeolas aprovechó una de las primeras ocasiones de las que dispuso para abrir brecha en el marcador. Barranco desbordó por el costado derecho y asistió a Posadas dentro del área, quien templó la jugada esperando la llegada por el centro de Santi Mur, quien tras salvar los botes que dio el esférico por lo horrible del campo, batió por abajo con temple al guardameta local Blasco, 0-2.

 

Santi Mur se abraza a sus compañeros tras hacer el segundo gol del Rompeolas.

 

Si la renta de dos goles ya era importante, mayor era la sensación de impotencia del cuadro local. Poco a poco, eso sí, el centro del campo del Rompe fue perdiendo algo de fuelle y ello permitió a los rojiblancos meroderar con más frecuencia el área avispa. Una acción aislada le brindó en bandeja la ocasión de recortar la distancia y meterse en el partido. El árbitro castigó con penalti una arriesgada y por tanto imprudente segada de David González dentro del área. Pese a que el zaguero del Rompeolas aseguró haber llegado sobrado a cortar el balón, la caída del atacante local no le ofreció ninguna duda al juez de la contienda.

 

 

 

Jorge Blasco, que había entrado al campo minutos antes, lanzó raso sin demasiada convicción a la izquierda de Isma y éste atajó el esférico tras adivinarle la intención. Aún tuvo otra ocasión de recortar la diferencia el Veteranos Garrapinillos con un lanzamiento la larguero, pero cuando la mañana viene torcida, poco se puede hacer. El Rompeolas se dejó dominar esperando la sentencia definitiva al contragolpe y los espacios aumentaron a la espalda de los rojillos.

 

 

El Athletic Rompeolas aparece replegado en su propio campo.

 

El tercero de la mañana pudo llegar a balón parado mediante un lanzamiento esquinado de Dennis, que buscó sorprender con un lanzamiento de rosca, pero el esférico acabó estrellándose en el palo corto y se marchó fuera. Santi se escapó de todos en velocidad por la parte derecha pero en el último momento no acertó a servir en bandeja a los compañeros que llegaban por el centro. Y más tarde Posadas se perdió al borde del área en uno de sus recortes innecesarios, con Santi, Barranco y Dennis en posición de remate. Fue un claro desperdicio porque se podía haber cerrado el partido mucho antes aumentando la renta frente a un rival claramente condicionado por ausencias muy importantes, sin perjuicio de que esta temporada los tres enfrentamientos, en circunstancias bien distintas, se han saldado con dos triunfos del Rompeolas y un empate tras un regalo propio increíble.

 

 

 

 

Ángel suplió a un desmejorado Dennis a falta de once minutos para la conclusión del encuentro, mientras las molestias musculares de José Antonio y un inoportuno pisotón a David González retenían a Dioni en el banquillo por si las moscas. El ida y vuelta ya la sensación de impotencia alimentaron la desesperación de varios jugadores del Veteranos Garrapinillos, que pasaron a protestar de forma ostensible las decisiones del árbitro y los balones lanzados por Barranco tras escucharse el silbato.

 

Escena de la trifulca generada tras la patada por detrás de un jugador local a Barranco.

 

El desborde eléctrico del joven atacante jienense acabó por desquiciar al local José Mimiebiella, que le soltó una patada por detrás sin venir a cuento. La agresión, el tumulto y los reproches posteriores, el empujón de José Antonio para defender a su compañero, los braceos de unos y otros, los gritos, el color de las tarjetas del árbitro… Todo eso se quedó dentro del campo. Fuera, el reparto de un par de amarillas y el escozor de la herida en la pierna de Barranco.

 

 

 

 

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: