Salamero 0 Athletic Rompeolas 1

Sufrimiento como condena por la falta de acierto  

El Athletic Rompeolas vence al Salamero de forma ajustada con un precioso gol de José Manuel y coge aire en la clasificación

Posadas conversa con José Antonio en presencia de Rober (izquierda), Dani y Dioni antes del inicio del segundo tiempo. 

 

Salamero                       0

Luis Rojas; Moisés Calero, Ángel, Iván Latas, Guatia; Juan José Giménez (Florentin), Laurentin Coman (Antonio Céspedes), Diego Calvo, Guillermo Ferrer; Ciprian Tican (Yaya Tchente), Francisco Sánchez (Ionut Gall).

Athletic Rompeolas     1

Dani Laparra; Alberto, Javi Ricón (Dioni, 10), José Antonio, Kike (Jordi, 20); David González, Rober, Juan (Sierra, 55), Dennis (Posadas, 41), José Manuel (Ángel, 65); Joaquín.

Goles: 0-1, min. 30: José Manuel.

Árbitro: Omar Ben-Ahmed Moundo. Mostró cartulinas amarillas al local Ionut Gall y a los visitantes Posadas y Sierra.

Incidencias: Décima jornada de liga en Segunda Preferente. Mañana húmeda. Durante el segundo tiempo comenzó a llover suavemente. Por el Athletic Rompeolas debutó bajo los palos en este su primer partido de la temporada el guardameta Dani Laparra. Además, se lesionaron y tuvieron que ser sustituidos sus compañeros Javi Ricón, Kike, Juan Estraña y José Manuel.

 

TORRE RAMONA.  La consigna era que había que ganar como fuera al Salamero para no meterse de lleno en una situación angustiosa y el triunfo frente al colista, de hecho, llegó, pero seguramente por el único camino que ahora mismo conoce el Athletic Rompeolas: el de la seriedad defensiva.

Porque por pegada de momento no puede ser. El conjunto blanquinegro volvió a mostrar una falta de acierto preocupante frente a la zaga más endeble de la categoría (26 goles en 10 jornadas) y sólo pudo imponerse con una jugada personal de José Manuel, de la que hubo que vivir hasta el último segundo del tiempo añadido.

El Salamero propuso un partido calcado al que disputó siete días antes en La Cartuja frente al Bar Estudiantil (3-4). Un correcalles sin ningún control en el centro del campo. Mostró el pico de la muleta lanzando ataques de tres y cuatro jugadores que se quedaban descolgados arriba, pero el morlaco que tenía enfrente no entró al trapo y se mantuvo firme sin partirse en dos.

No se partiría el Rompeolas, pero salió  tocado con hasta cuatro jugadores lesionados. La primera baja fue la de Javi Ricón. Al poco de comenzar, el veterano zaguero se resintió de sus problemas musculares y tuvo que dejar su sitio a Dioni. Coincidió con el momento de mayor agobio en el área de Dani Laparra por los numerosos envíos aéreos de los locales. Balones en profundidad, faltas laterales y hasta varios controles deficientes convertidos en toques desequilibrantes del delantero local Francisco Sánchez que crearon incertidumbre en la zaga blanquinegra.

Un despiste de Juan en el marcaje individual tras el saque de una falta cerca del área dejó solo a un jugador local, que sobre la misma línea de meta no llegó por muy poco a empujar el balón a la red. Luego, tras otra acción a balón parado, Francisco Sánchez conectó de cabeza un remate bombeado que acabó golpeando el larguero del marco de Dani Laparra. El Salamero buscaba la llave que abriera el partido de par en par y lanzó contra el área rival a cuatro jugadores aun a costa de partirse en dos. Pero por el camino perdió por lesión a Coman y los extremos tuvieron que pasar a remangarse en el centro del campo para ayudar a sacar el balón.

 

El Athletic Rompeolas  aguantó la presión y no se rompió en ningún momento gracias al balance que permitía el trabajo de Rober y sobre todo de un espectacular David González, secante al corte, profuso en la salida del balón y siempre bien colocado. Con esa labor de equilibrio, los blanquinegros, ya con Jordi como incisivo lateral izquierdo por la recaída muscular de Kike,  fueron llenando los huecos dejados por los locales en el centro del campo y acumularon varias llegadas sin demasiada sustancia a las inmediaciones del área de un acomodado Luis Rojas. Entraba ya el Rompeolas en su habitual espiral de amagar y no dar, cuando Dennis se desperezó un poco por la parte izquierda y, tras un buen recorte, probó  fortuna con un tiro desde fuera del área que se marchó algo desviado.

El sistema de contención del Salamero lanzaba cantos de sirena a los atacantes del Rompeolas invitándoles a perder el norte metiendo pases al hueco, tan cerca ya de la orilla. José Manuel fue el único que superó la tentación avanzando por el centro y, luego de un recorte hacia dentro, sacándose un zapatazo con el exterior de su bota derecha que describió una preciosa rosca a la que Luis Rojas respondió haciendo la estatua, 0-1.

La ventaja en el marcador asentó a los visitantes, que sufrieron el tercer contratiempo de la mañana con la lesión de Juan, que sin embargo estiró sus molestias en un tobillo hasta comenzada ya la segunda parte.

En primer término, David González, figura del partido. A su izquierda, Posadas, con el fusil atascado.

En el descanso, Kike sentó a Dennis y dio entrada a Posadas, lo que hizo que Joaquín pasase a la banda izquierda. El Rompeolas dominó todavía más y fue acumulando ocasiones claras de gol como si nada. Sierra dio descanso a Juan y se convirtió en un puñal por la banda derecha que desgarró una y otra vez la espalda de Guatia. Por ese lado, por la izquierda y hasta por el centro el 10 del Rompeolas coleccionó opciones bastante claras para haber inaugurado su cuenta particular, pero no hubo manera. Esa losa lo descentró por completo perdiéndose en discusiones estériles con el central Iván Latas que encima le supusieron llevarse una cartulina amarilla.

Los jugadores del Athletic Rompeolas regresan al campo para disputar el segundo tiempo.

El triunfo, capital, pudo salir muy caro sobre todo cuando José Manuel dos goles en dos partidos (y cuatro puntos) se tiro al suelo tras comprobar un giro inesperado de su rodilla derecha. Ángel salió en su lugar y, en vista de que Posadas no tenía su día, hasta se dio el gusto de lanzar una falta desde el borde del área. Su chut al menos superó la barrera tras golpear en la cabeza de un defensor. Hasta ahí.

La falta de pegada del Rompeolas mantuvo con vida al Salamero, que con varios cambios más (entre ellos la entrada de Yaya Tchente por la parte izquierda) confió hasta el final en que un lanzamiento lejano, un balón colgado al área o un rebote le diese al menos un punto. Dani Laparra tuvo que intervenir un par de veces sacando su puño derecho en el área pequeña, pero poco más. En los últimos minutos el nerviosismo cundió en el conjunto blanquinegro, que perdió varios balones comprometidos en el centro del campo, pero la zaga se mostró firme y así el Athletic Rompeolas pudo por fin firmar su segundo triunfo de la temporada, su cuarto partido consecutivo invicto y la tercera ocasión en la que deja su portería a cero.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: