Athletic Rompeolas 1 La Taberna de Chipi 0

La posesión como problema 

Coke resuelve a balón parado un partido feo y trabado en el que el Rompeolas se muestra incómodo llevando la iniciativa frente al cerrojazo de La Taberna de Chipi y acaba sufriendo para mantener la ventaja mínima

El quinto triunfo consecutivo del conjunto naranja y el aplazamiento del Veteranos Garrapinillos-San Miguel lo sitúan en quinta posición empatado a 34 puntos con otros cuatro equipos que le preceden

 

David González pelea por el balón cerca del área rival con el jugador de La Taberna de Chipi Arturo Marín

 

Athletic Rompeolas       1

Pablo; David Orcajo (Ernesto, 60), Mario, José Antonio, David González; Julio (Arrébola, 43), Augusto (Héctor, 51), Sierra, Joaquín; Coke (Ángel, 77), Posadas (Posadas, 55).

La Taberna de Chipi      0

Sambrina; Lasheras, Hernández, Roche, Pina (Espinoza, 53); del Río, Mainar, Borque (Mayayo, 69), Marín; Ciorchina.

Goles: 1-0, min. 33: Coke, de falta.

Árbitro: Zúñiga, Edwin Jhon. Sólo tuvo tarjetas amarillas para el conjunto local. Las vieron Julio, Augusto, José Antonio, Mario y Héctor.

Incidencias: Agradable temperatura. El viento de las últimas horas dejó de soplar durante el encuentro. Tito, ex Rompeolas y actual jugador del San Miguel, volvió a presenciar el encuentro. La suspensión de su partido por el estado del terreno de juego de Garrapinillos le permitió acudir.

GARCÍA TRAID. Afirma el dicho que no hay quinto malo y su fundamento tendrá, pero la quinta victoria consecutiva del Athletic Rompeolas fue un pestiño de difícil digestión que pudo acabar atragantándose de manera lamentable por la incertidumbre que esa ventaja mínima lograda por Coke de lanzamiento directo de una falta pasada la media hora de juego.

El triunfo, por horroroso estéticamente que pudo resultar, acerca aún más al Athletic Rompeolas a la cabeza de la clasificación, donde los tropiezos de los demás y los partidos aplazados (el último, el Veteranos Garrapinillos-San Miguel por la lluvia caída en el problemático campo de San Lorenzo) dejan como líder a la AD Huérmeda con 35 puntos y San Miguel (dos partidos menos), Veteranos Garrapinillos (un partido menos), Atlético Batán y Athletic Rompeolas con 34 puntos.

Visitaba el García Traid La Taberna de Chipi, otrora un conjunto temible en lo ofensivo que desde la pasada temporada viene desangrándose por la baja de sus principales figuras. Si hace un año la ausencia de un portero que ofreciera las mínimas garantías fue una losa para estar entre los cinco primeros, en esta campaña la acumulación de ausencias de jugadores importantes ha terminado por hundir y desnaturalizar al conjunto de Torre Ramona, que marcha penúltimo con sólo 7 puntos, a 11 ya de la salvación que marca el Sporting Oliver.

Pese a su situación desesperada o precisamente por ella, el equipo que combina el rojo y el verde en su vestimenta apuesta ahora por protegerse encerrado atrás a la espera de algún contragolpe con el que dar la sorpresa. No en vano es el equipo más goleado de la Segunda Preferente, con 51 tantos encajados en 18 partidos. Así, desde el característico corrillo que sus jugadores forman antes de comenzar sus partidos, planteó una línea de cuatro atrás, un pivote defensivo por delante, dos falsos interiores venidos al centro,  Arturo Marín, verso libre encargado de sacar el balón desde atrás, crear ocasiones y rematar, y un delantero. Pero todos ellos, los once, metidos en su propio campo.

¿Cómo abordar esa muralla? El Rompeolas contaba en el once titular y en el banco de los suplentes con jugadores de sobra para combinar a placer. Pero, ¿y los espacios? La defensa naranja no se había visto en otra. Metros y metros para subir y mover el balón sin oposición… hasta llegar al cuello de botella del centro del campo. Allí el tapón era evidente. Acostumbrados a un trato de la pelota más espartano, la primera línea naranja se recreaba moviendo el esférico de un lado al otro.

Bien es cierto que la estrategia visitante pudo venirse abajo muy pronto con una falta botada por Coke en el pico derecho del área de Sambrina. El envío, con rosca, fue a parar al primer palo, donde Posadas se adelantó a su marcador y remató de primeras. El portero de La Taberna de Chipi, bien colocado, respondió atajando el balón en dos tiempos.

El centro de Coke es rematado al primer toque por Posadas, pero Sambrina acaba atajando el balón con reflejos.

La falsa sensación de dominio frente a un rival siempre en guardia confundió al Rompeolas, que se mostró poco intenso en el repliegue y despistado en los marcajes por el centro. Y por ahí vinieron los problemas. Augusto, medio centro en sustitución del suplente Arrébola, midió mal el salto de cabeza, circunstancia que Arturo Marín aprovechó para agarrar el esférico y, tras salvar la blanda salida de José Antonio, envió un pase medido a Borque, que dentro del área no pudo rematar porque David Orcajo desvió a córner en el último momento.

Un poco antes Marín había tratado de sorprender desde lejos con el típico chut puñetero que bota antes de llegar al portero. Pablo se ahorró un disgusto desviando a saque de esquina.

Cada vez que Julio ensaya el disparo a puerta hay un gatito en el mundo que muere de pena.

 

Atasco en la medular

Los naranjas retomaban la iniciativa con parsimonia. Pablo sacaba en corto hacia Mario, quien abría a la banda derecha para David Orcajo. A menudo éste devolvía el balón a su compañero para cambiar de orientación hacia la otra banda. José Antonio conducía y cedía el balón a David González, pero se acercaba tanto a él que parecía llevar el balón atado a su pierna izquierda. Y, mientras, seis jugadores del Rompeolas mirando, y once jugadores de La Taberna de Chipi basculando cómodamente de banda a banda. Sólo Coke y Posadas variaban su posición bajando a recibir al centro del campo o incluso la defensa, pero a cambio no había ni un solo desmarque de ruptura.

Pero un repliegue tan intenso con tanto andamiaje defensivo tenía que esconder más de una fisura en su estructura. Por ahí debió de colarse Posadas, que en el minuto 33 recibió en tres cuartos de campo, se fue de dos rivales, chocó con otro zaguero frente al que se llevó el balón por fuerza y, ya dentro del semicírculo del área, fue derribado cuando engrasaba la cintura con otro recorte buscando ángulo de disparo.

Coke fue el encargado de abrir la lata con un disparo con rosca que salvó la barrera, dio en el larguero y parece que botó dentro delante del desafortunado portero rival, aunque, como puede verse en el siguiente vídeo, el árbitro no terminó de señalar el centro del campo hasta que Joaquín remachó a las mallas. Bien por el precavido 19 del Rompeolas. 1-0. 

 

Adelantarse en el marcador no cambió para nada el panorama. La Taberna de Chipi había apostado todo al cerrojazo y moriría en su empeño con todas las consecuencias. Eso aún hizo sentirse un poco más incómodo con el balón al Rompeolas, deseoso de administrar con celo su mínima ventaja y rematar al contragolpe, pero que se veía obligado a exponerse en cada salida desde atrás. Cualquier error podía ser fatal. Augusto y Julio se vieron obligados a cortar por lo sano dos contragolpes de los visitantes y ambos vieron la cartulina amarilla.

Jasón Marín no se lo pensó y disparó desde lejos buscando de nuevo la sorpresa. Las penurias por las que atraviesa La Taberna de Chipi han inoculado en el ADN de los jugadores el virus de la última oportunidad y afrontan cada acercamiento al área rival como si no fuera a haber otro. Eso los hace aún más peligrosos.

En el descanso el vestuario del Rompeolas fue un hervidero de advertencias y reconvenciones alertando sobre la amenaza que suponía no cerrar un partido tan abierto. A los tres minutos de la reanudación, Kike dio entrada a Arrébola en lugar de Julio y el Athletic Rompeolas ganó músculo y cierto empuje, pero las sensaciones seguían sin ser las mejores.

Un error de Mario obligó a José Antonio a remangarse y placar a Marín, a punto de plantarse solo delante de Pablo. Demasiado riesgo. La situación era absurda: en el partido con más posesión a favor de toda la liga, el Rompeolas apenas llegaba arriba y el balón echaba raíces en su propio campo.

Héctor sustituyó a Augusto y se situó en la banda derecha; Sierra pasó al lateral izquierdo y David González se colocó junto a Arrébola tratando de aportar más argumentos al juego local. Poco después Dani dio descanso a un desactivado Posadas. Las carreras en largo del 9 del Rompeolas podían abrir algún hueco en la superpoblada defensa visitante.

La jugada con más sentido de los naranjas nació en la bota derecha de David González, que picó el balón por encima de la defensa rival y dejó solo a Coke, quien trató de resolver con el mismo recurso pero su sutil toque de puntera no cogió la suficiente altura para sorprender a Sambrina. Poco antes, Ernesto dio descanso a su hermano David Orcajo en el lateral derecho.

En otra ocasión, Coke lanzó un balón cruzado casi sin mirar desde el costado izquierdo hacia el lado opuesto buscando el desmarque de Dani, pero éste se chocó de manera fortuita con el portero el juego tuvo que detenerse.

La Taberna de Chipi buscó el empate hasta el último momento.

Con el paso de los minutos el sufrimiento fue creciendo en el banquillo del Rompeolas, que veía peligrar el triunfo en cada aproximación de los de Torre Ramona. Saltó al terreno de juego Mayayo y se fue arriba sumando otra amenaza a balón parado y en las segundas jugadas. La tuvo precisamente el corpulento central de la Taberna de Chipi cuando dentro del área remató al primer toque un centro servido desde la banda derecha, pero su disparo, como los varios que ensayó Sergio Mainar desde la frontal, se marchó desviado.

Mario y Héctor se ganaron también la cartulina amarilla y Ángel saltó al campo en el minuto 77. Todavía se jugaron casi siete minutos más de agonía. Nunca tanta posesión del balón generó semejante inseguridad en el propio área.

La estrategia conservadora de La Taberna de Chipi y la incapacidad del Athletic Rompeolas para sacar provecho de su dominio llevaron el partido a un cara o cruz. Y a punto estuvo de salirle bien al cuadro visitante, pero lo cierto es que de los 11 triunfos que ya suma el conjunto naranja (nadie suma tantos en este momento), 7 de ellos los ha logrado por la mínima, como puede verse en la siguiente tabla:

 

Athletic Rompeolas 2 Artideco 1
CD Sofía 0 Athletic Rompeolas 1
Athletic Rompeolas 3 Veteranos Garrapinillos 2
Athletic Rompeolas 2 Bar Estudiantil 1
Sporting Oliver 0 Athletic Rompeolas 1
Athletic Rompeolas 1 AD Huérmeda 0
Athletic Rompeolas 1 La Taberna de Chipi 0

 

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies