¡Remontada!



Dos goles de Barranco y otro de José Manuel le dan la vuelta a un partido enrevesado y alargan la racha de un Athletic Rompeolas que se coloca cuarto


Lexcotrans 2
Rafael Ruescas; Cristian Omedes, Eduardo Enfedaque, Javier Guajardo, Jorge Ibáñez; Marco García, José Alhajas (Wilquinson Tixe, 61), Gerson Gómez (Miguel Alcubierre), Luis Ruesca (Aalejandro Pardos); David Guerrero, Jonatan López.

Athletic Rompeolas 3
Dani Laparra; Kike (Barranco, 41), Adrián, Dioni, Joaquín; David González, David Soriano, Toño (Ángel, 78), Ernesto (Mario, 75); José Manuel, Posadas (Santi Mur, 80).

Goles: 0-1, min. 25: Luis Ruesca. 1-1, min. 56: José Manuel. 2-1, min. 69: David Guerrero. 2-2, min. 71: Barranco. 2-3, min. 74: Barranco.

Árbitro: P. Agullo. Mostró cinco cartulinas amarillas a los locales Luis Ruesca , Alejandro Pardos, Jorge Ibáñez, Wilquinson Tixe y Jonatan López y dos a los visitantes, David González y David Soriano. En el descanso amonestó en primer término al delegado visitante Jesús y ante la reiteración en sus protestas y ya junto a la puerta de su vestuario, lo expulsó.

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada de Segunda Preferente. Mañana de ambiente fresco y cielo nuboso. Ante la escasa visibilidad a las 8.15 horas, el encuentro tuvo que comenzar con luz artificial, que fue apagada a los pocos minutos. Ambos conjuntos vistieron pantalón y medias negras, coincidencia cromática que fue advertida por los locales y por el árbitro y que obligaba a los visitantes a haber alterado su uniforme. Ante la imposibilidad de cambiar la indumentaria, el juez de la contienda permitió la disputa del partido no sin advertir al Athletic Rompeolas sobre la necesidad de atender a esta circunstancia.


acta del partido


ACTUR PABLO IGLESIAS. El Athletic Rompeolas se sobrepuso a dos acciones desgraciadas con una brillante reacción tras el descanso y venció a domicilio al Lexcotrans por 2-3 con goles de José Manuel y (dos) de Barranco, jugador este que desequilibró por completo el choque y culminó la remontada firmando un tanto espectacular desde fuera del área.

Dos mazazos en momentos clave no fueron suficientes para doblegar el ansia de triunfo de los avispas, que de esta forma enlazan tres semanas invictos y se aúpan a la cuarta plaza con ocho puntos de quince disputados.

La mañana presentaba todos los ingredientes para venirse abajo. Un planteamiento frustrado y otro improvisado a ultima hora por la tardanza de Barranco, un par de ocasiones claras de gol marradas por Posadas y Soriano, un Rompeolas sin nervio y hundido atrás que permitía a su rival rematar todos los envíos a balón parado y, para completar, una pifia monumental del habitualmente seguro portero Dani Laparra, a cuyas manos blandas sorprendió un tiro flojo, elevado lo justo tras golpear en la espalda de un atacante del Lexcotrans. 


Ocasión de Posadas a centro de Toño from Athletic Rompeolas on Vimeo.


El gol en contra acentuó en el Rompeolas la sensación de estar a merced de su adversario. Encerrado primero en su campo, llegando tarde a los cruces y sin tapar convenientemente los centros, especialmente por el costado izquierdo, derecho para el Lexcotrans, donde Joaquín sufría de más por unas molestias en una costilla.

El cuadro local manejaba el balón a su antojo bajo la batuta pausada de Marco García. El 20 del Lexcotrans distribuía el juego de un lado a otro sin oposición. La tarea de vigilancia fue encomendada en precario a José Manuel, a sabiendas de que no era la solución. El remedio debía llegar en el descanso. Así que se trataba de resistir hasta entonces.

La pareja de centrales formada por Adrián y Dioni sostuvo con acierto una defensa que, sin embargo, flaqueó por los costados. A la blandura ya comentada de Joaquín se unió el desacierto constante de Kike en los pases, que, convertidos en pérdidas, agravaron los problemas del equipo para salir de atrás.

En los últimos minutos, el Rompeolas se partió en dos bloques, el de ataque que no llegaba a inquietar demasiado a una zaga local gobernada por Enfedaque y Guajardo, y el de la retaguardia, cómodo en su guarida pero merced a las transiciones demasiado cómodas del Lexcotrans, que tuvo alguna ocasión más para haber ampliado su ventaja.

Llegó el intermedio y con él la modificación necesaria. Kike dejó su lugar a Barranco, que se colocó como punta de lanza de un triángulo llamado a ahogar la salida de balón de los locales en el centro del campo. Posadas se abrió a la banda derecha para desbordar por ese costado, José Manuel quedó como delantero flotante para acabar con la comodidad de los centrales locales y Ernesto bajó como lateral derecho para completar la línea de cuatro.

El efecto fue inmediato. El Lexcotrans quedó bloqueado y ya no sacó el balón como hasta entonces. Marco García se vio ahogado por la presión de los avispas y se refugió en la banda izquierda, quizá tratando de burlar la vigilancia de sus rivales, o quizá agitando la bandera blanca de rendición. Posadas desbordó por el costado derecho y conectó con José Manuel, que dejó en posición franca a Barranco. Su disparo fue repelido por Rafael Ruescas.

El empeño en seguir tratando de sacar el balón jugado desde atrás terminó por producir una desconexión entre las líneas del conjunto local. El trabajo de David González y David Soriano provocaba que el Rompeolas cada vez robaba más arriba hasta que José Manuel recibió un pase al borde del área, se acomodó el esférico a su pierna derecha y estableció el empate batiendo por abajo al portero local, 1-1.

El dominio de los visitantes siguió acrecentándose. José Manuel volvió a recibir al borde del área y tuvo que ser zancadilleado para no quedarse solo delante del portero del Lexcotrans.

Pero entonces el Rompeolas sufrió un mazazo inesperado. En uno de los escasos acercamientos de la escuadra del Actur, Joaquín dudó en el despeje dentro del área confundido por el «dale, dale» de Laparra, tan parecido a un clásico vale, vale para dejar el balón. El portero del Rompe salvó un primer remate del adversario, pero en segunda instancia Guerrero remachó a las mallas el esférico suelto.

En cualquier otro momento ese palo hubiese enterrado cualquier esperanza de remontada, pero la reacción avispa llegó como un rayo. Desde el mismo saque de centro, González dirigió la jugada hacia el ataque. Posadas canalizó el ataque por la derecha, Soriano le puso la carga explosiva y Barranco se internó en las líneas enemigas cruzando el balón lejos del alcance de Ruescas, 2-2.

La acción fulgurante del empate desató a los visitantes, que siguieron volcados en ataque. Apenas tres minutos después, y con el Rompeolas reclamando al árbitro una falta al borde del área, Barranco se sacó un violento disparo desde la frontal que dio en la escuadra izquierda de Ruescas, botó en la línea y volvió a la cruceta hasta introducirse en la portería local ante los gritos de alegría del banquillo visitante. 

De ahí, al final, Mario, Ángel y un tocado Santi Mur fueron entrando en el campo para amarrar el triunfo y parar el juego de los locales en unos últimos minutos de agobio.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: