Rayo Pinares 4 Athletic Rompeolas 2

Trámite cumplido con dignidad

El Athletic Rompeolas se asegura seguir adelante en la Copa pese a caer frente al Rayo Pinares en el tramo final después de haber levantado un 2-0 en contra

 

athletic-rompeolas-rayo-pinares

Barranco, dentro del área, chuta a puerta contra una muralla de defensores del Rayo Pinares.

 

 

Rayo Pinares            4

Santiago Catalán; Miguel Vaca, Brahim Mouaoul, David Fuertes, Brahim Mouaoul; Sergio Bernad, Youssef Laroussi, Miguel A. Gil, Javier Josa; Javier Giménez, Sebastián Rodrigo (Ignacio Solanas, 47).

Athletic Rompeolas 2

Isma; Ernesto, Dioni (Dennis, 68), Kike, Sierra; David Soriano, José Manuel, Joaquín, Santi; Calle (Ángel, 74), Barranco.

Goles: 1-0, min. 4: Youssef Laroussi, de cabeza. 2-0, min. 34: Sebastián Rodrigo. 2-1, min. 46: Kike. 2-2, min. 58: José Manuel. 3-2, min. 74: Sergio Bernad, de penalti. 4-2, min. 83: Javier Giménez.

Árbitro:  Bitor Asensio. Mostró cartulinas amarillas a los locales Brahim El Ouaai, Youssef Laroussi, Javier Giménez y al visitante David Soriano.

Incidencias: Cuarta jornada de Copa laboral. Mañana fresca y cielo nublado. El jugador del Athletic Rompeolas David González fue suplente y no disputó ni un solo minuto por precaución.

GINER. El Athletic Rompeolas dejó escapar un punto en los últimos minutos frente al Rayo Pinares después de haber levantado un 2-0 y se queda definitivamente en la cota de los seis puntos a falta de la disputa de la última jornada de la Copa Laboral de Primera en la que le toca guardar descanso.

Ambos conjuntos, enfrascados en el particular juego del ratón y el gato por ver quién va a la copa de los gallos y quién a la de sus pares, saltaron al campo con las cuentas en la cabeza para ganarse el billete a la competición asequible. El Rayo Pinares, con tres puntos, salió desde el inicio a arrasar para asegurarse el triunfo y dejarse llevar en la última jornada. Mientras, al Rompeolas, virtualmente clasificado con seis puntos (porque la sorpresa de La Unión en Leciñena se le antojaba muy complicada), lo que realmente le convenía era perder para así acabar tercero. Pero salir a dejarse avasallar por un rival tan estimulante como el histórico club de Torrero ni se contemplaba.

El reciente enfrentamiento de liga entre ambas escuadras ya sirvió para apuntar las buenas prestaciones de Santiago Catalán Bajo los palos, la dirección de juego siempre acertada del dorsal 8 Youssef Laroussi y la peligrosidad arriba de su dupla atacante. Todos ellos fueron aspectos abordados en el vestuario visitante antes del choque, pero de poco sirvió porque todos ellos brillaron durante un primer tiempo de toma y daca en el que los locales pusieron los goles y el Rompeolas los mano a mano marrados.

 

Youssef Laroussi celebra con sus compañeros del Rayo Pinares el 1-0 logrado de cabeza.

 

Pudo sorprender primero el conjunto avispa con un desborde de Barranco con caño incluido por la parte izquierda, pero su arrancada fue desbaratada por Santiago Catalán. Fue la primera de una larga lista de intervenciones salvadoras en otra mañana muy inspirada del arquero local.

Pero fueron los locales los que golpearon en primer lugar con una acción a balón parado en la que Youssef Laroussi aprovechó la recurrente falta de concentración del Rompeolas para adelantarse en el marcador con un cabezazo tan certero como cómodo, pues remató a placer dentro del área.

La dupla de delanteros del Rayo Pinares hizo diabluras con los desmarques en corto de Javier Giménez y el carácter incisivo de Sebastián Rodrigo. Cada vez que les llegaba un balón el peligro era evidente frente a los apurados Dioni y Kike.

 

futbol-laboral-rayo-pinares-athletic-rompeolas

Sebastián Rodrigo, dorsal 9, observa desde el suelo cómo su lanzamiento supera a Ismael. Era el 2-0.

 

Con todo, la atención iba de una portería a la otra por la facilidad con la que el Rompeolas sacaba jugado el esférico. Todo lo cómodo que se manejaba Laroussi con el esférico en esa posición en tierra de nadie, muy lejos para que saltara alguno de los medios centros avispas o para que uno de los dos delanteros se concienciase verdaderamente de tamaña tarea defensiva (la misión era en principio de Calle), también se mostraba el centro del campo del Rompe lanzando los contragolpes. Barranco, Santi Mur y Calle se plantaron respectivamente en solitario  delante de Catalán pero no pudieron con él. Hasta que llegó el 2-0, obra de Sebastián Rodrigo, que pareció encarrilar de forma determinante el devenir del encuentro.

Pese a los dos tantos de desventaja, pocos reproches cabía hacer en el vestuario. Sin nada demasiado provechoso en juego, el Rompeolas había plantado cara a un adversario frente al que no había ganado en los dos encuentros de liga y, en realidad, sólo la falta de acierto había evitado la remontada.

A los seis minutos de la reanudación, Kike devolvió la esperanza al Rompeolas rematando a la red un balón suelto repelido por Catalán tras un buen remate de cabeza de Santi Mur y un centro previo de Joaquín. Además, el Rayo Pinares perdió pegada en ataque tras la lesión de Sebastián Rodrigo, que tuvo que abandonar el campo tras un aviso muscular previo al borde del descanso.

 

 

Otro que se fue del partido, aunque físicamente siguió sobre el campo fue Brahim El Ouaai dorsal 3. Y no es la primera vez que le ocurre. Tampoco la segunda. Tras una jugada sin consecuencias en el área del Rompeolas y con el juego centrado en la otra mitad del campo, el extremo del Rayo Pinares se encaró con el jugador del Rompeolas Kike por sentirse ofendido por algo que supuestamente le dijo o entendió. La enganchada fue tal -tuvo que ser separado por sus compañeros-  que el árbitro tuvo que detener el partido. «No lo entendéis, para vosotros igual es normal, pero en mi cultura no lo es», se le oyó gritar. Curiosa manera de entender el respeto la de ofenderse por unas palabras pero no mostrar ningún reparo a desentenderse del juego y emprenderla a golpes con un adversario. Lamentablemente, si algún equipo quiere jugar sucio, lo tiene muy fácil tocando la tecla adecuada.

El juego ya está en la otra mitad del campo, pero Brahim juega su propio partido.

 

Al margen de ese incidente que no fue a mayores por la rápida intervención de los jugadores del Rayo Pinares, los visitantes se crecieron tras haber recortado distancias y José Manuel acabó estableciendo el empate con un remate desde la frontal del área. La igualada prácticamente aseguraba la segunda plaza y por tanto el pase a la siguiente fase por el camino en teoría más complicado. Pero el Rompeolas sólo tenía entre ceja y ceja derrotar a su adversario.

 

 

José Manuel celebra un nuevo gol con la camiseta del Rompeolas

El jugador del Athletic Rompeolas José Manuel, justo después de lograr el empate a dos con un disparo desde la frontal.

 

Los cambios introducidos alteraron el equilibrio defensivo. Al final, las decisiones del banquillo visitante fueron determinantes para no lograr algo positivo. Alberto dio satisfacción a la solicitud reiterada por Dioni para ser sustituido por sus molestias en un tendón rotuliano y la entrada de Dennis por la izquierda llevó a Soriano al eje de la defensa. Fuera su hábitat natural, se despistó en un contragolpe del Rayo Pinares y cuando quiso darse cuenta el delantero a marcar le quedaba a la espalda. El balón suelto rebotó en Isma, Kike y Soriano como si de un pinball se tratase y la carambola dejó solo a un atacante local que fue derribado dentro del área de forma inmisericorde por un responsabilizado Soriano. Sergio Bernad transformó el penalti y devolvió la ventaja al Rayo Pinares. En el tiempo de añadido, Javier Giménez amortiguó un envío templado dentro del área y a la media vuelta sorprendió a Isma estableciendo el 4-2 definitivo. La diferencia de goles del Rayo Pinares (+2) frente al saldo negativo del Rompeolas (-1), además del resultado entre ambos, deja el segundo puesto en bandeja a los locales a falta de una última jornada en la que el Rompeolas guardará  descanso.

 

 

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: