Sporting Oliver 0 – Athletic Rompeolas 1

Posadas y la resistencia

Un soberbio gol del ariete del Rompeolas, que ya suma 8, decide el intenso choque frente al Sporting Oliver

Los de Kike se defienden bien de los ataques locales, pero tras el 0-1 no rematan el triunfo y acaban encerrados en su propio campo

Futbol Zaragoza. Joaquín, al contragolpe. Imagen del partido de la primera vuelta.

 

Sporting Oliver          0

Cabezón; Vázquez, Rivera, Jiménez (Franco), Blasco; Esteban, García; Pastor (Gregorio), López (Lafuente) ,  Giménez y Lajusticia (Lacosta).

Athletic Rompeolas   1

Pablo; Ernesto (Kike, 62), Alberto, José Antonio, José Miguel; David González, Guillermo (Julio, min. 5), Augusto (Ángel, 72), Joaquín; Coke, Posadas.

Goles: 0-1, min. 54: Posadas.

Árbitro: Cebollada Marcén. Mostró cartulinas amarillas a Blasco y Gregorio por los locales y a José Miguel, Kike y Posadas, por el Rompeolas.

Incidencias: Mañana fría y soleada. Sopló cierzo. Por el Rompeolas fueron bajas de última hora Arrébola y Mario. Dani Laparra regresó a una convocatoria pero finalmente no saltó al terreno de juego. Por los locales no pudieron jugar González, sancionado con un partido de suspensión por acumulación de cinco amonestaciones, y Viera.

 

ESCALERILLAS. El Athletic Rompeolas logró una importante victoria por la mínima frente al Sporting Oliver gracias a una nueva genialidad de Posadas y abre una notable brecha de 11 puntos con la zona de peligro, mientras sigue instalado en una plácida sexta posición de la Segunda Preferente del fútbol laboral Zaragoza.

Fue otra mañana más de sufrimiento, de mucho trabajo defensivo de todas las líneas para frenar el empuje de un cuadro local apurado por su posición clasificatoria actual (tercero por la cola) que, viendo lo ajustado del marcador, no se rindió hasta el pitido final. Y no le faltaron méritos para haber retenido alguno de los puntos en juego, pues contó con varias ocasiones claras para ello, como el balón estrellado por Lajusticia en la escuadra izquierda del marco de Pablo, o el remate a puerta vacía que Lacosta dirigió al limbo con Kike y Pablo por los suelos tras un violento choque. El Rompeolas no cerró el partido cuando pudo y acabó pidiendo la hora como acostumbra cada vez que tiene algo bueno entre manos.

De inicio contuvo la iniciativa del Sporting Oliver replegado en su campo. Tentarse la ropa quizá fue lo más prudente. El sábado Kike se frotó las manos cerrando una convocatoria masiva, pero con las primeras luces del domingo se encontró con las bajas en defensa de Arrébola y Mario por gripe; la incógnita de Coke, lesionado la pasada jornada y que felizmente se recuperó a tiempo de su esguince de tobillo; y la lesión a los cinco minutos de Guillermo, que reaparecía tras su última actuación en Leciñena. El impetuoso centrocampista binefarense se resintió de sus problemas de espalda y tuvo que dejar su lugar a Julio, suplente esta vez por un resfriado.

Tampoco andaba sobrado el equipo local, que a la ya sabida baja de su capitán González por haber cumplido el primer ciclo de cinco tarjetas amarillas, sumó la suplencia de Viera. Dos piezas fundamentales en el centro del campo que le restaron claridad de ideas, especialmente en el segundo tiempo, cuando más falta le hacían.

Repliegue de seguridad

Las precauciones atrás o la falta de empuje para salir a presionar impidieron al Rompeolas tener mayor presencia en ataque, pero con ese repliegue, al abrigo de su área, se sintió cómodo. Pese al dominio local, Pablo apenas tuvo trabajo durante el primer tiempo y a la inédita pareja de centrales formada por José Antonio y Alberto (éste último titular forzado) no se le recuerda falta alguna (eso sí, señalada). Bullían mucho y bien Lajusticia y Giménez en ataque, pero sus remates apenas encontraron portería. En cambio, las mejores llegadas llevaron la firma de la escuadra naranja.

Primero Augusto, eléctrico en ataque y comprometido en defensa, en su mejor actuación hasta la fecha, disparó raso dentro del área con su pierna izquierda, pero el portero local repelió el tiro con firmeza. Y luego Coke, tras desbordar por el centro, a punto estuvo de abrir el marcador con un chut que Cabezón desvió a saque de esquina con una mano sensacional. En defensa, Ernesto y Sierra se mostraron firmes en los laterales y sólo una pifia de Alberto en un despeje generó cierta inquietud. En el centro del campo Julio se veía obligado a salir de su área de influencia para tapar la subida del lateral izquierdo, misión de la que desertó obstinadamente Augusto, replegado junto a Ernesto en el lateral. Corregida a gritos la disfunción, el vía de agua cesó.

El Athletic Rompeolas no cerró el partido cuando pudo y acabó pidiendo la hora como suele cada vez que tiene algo bueno entre manos

Por la otra banda, Joaquín pareció correr continuamente cuesta abajo por una pendiente por la que se perdían todos los balones enviados. Era la pega de jugar con el viento a favor. Y arriba Coke y Posadas se sintieron demasiado desconectados de sus compañeros del centro del campo como para adelantar la presión.

En el descanso, el vestuario naranja decidió salir y dar un paso adelante. Ir a por el partido viendo la inocuidad de los ataques del adversario. Y la consigna surtió efecto desde la primera jugada. El Rompeolas robó más arriba, acaparó el balón en campo de su oponente y llegaron las ocasiones. El entrenador local advirtió a los suyos de la circunstancia, pero no pudo evitar el cambio de tendencia.

Posadas no es de presumir, pero aquí exhibe ocho balones, como los ocho goles que lleva hasta el momento.

El gol que desarmó a los locales llegó sin embargo al contragolpe. Joaquín vio desmarcado por el centro a Posadas y le envió el esférico. Unos metros más allá del círculo central, el delantero del Rompeolas lo controló, se lo acomodó y sin oposición, se inventó una volea que superó a Cabezón colándose cerca de la escuadra derecha de su portería. Otro golazo de un Posadas en racha. El Sporting Oliver reclamó amargamente la posición en fuera de juego del ariete naranja, pero el árbitro no lo vio así y dejó seguir la jugada. Los centrales se quedaron clavados y Posadas dijo que verde las han segado.

Hubiese o no posición antirreglamentaria, como en el partido de la primera vuelta, el conjunto del barrio Oliver se descosió por el centro de la zaga. En aquella ocasión, Héctor encontró un pasillo irrenunciable y certificó el triunfo para el Rompeolas (2-0).

El viento a favor y las urgencias confundieron al Sporting Oliver. Sus envíos en profundidad quedaron casi siempre excesivamente largos y acabaron  en las manos de un Pablo que, para sorpresa de los suyos, esta vez se mostró reticente a salir fuera de sus dominios.

El Rompeolas no renunció a rematar el triunfo y siguió atacando por ambas bandas. Posadas recibió de espaldas un saque en corto por el centro de Alberto y, tras deshacerse de dos defensores, centró con intención al corazón del área, donde Joaquín estuvo a punto de hacer el segundo.

El Sporting Oliver sumó más efectivos al ataque. Y entonces disfrutó de las ocasiones más claras para marcar. Lajusticia enganchó un disparo al borde del área que dio en la cruceta. También rozó el empate Giménez rematando de cabeza una jugada a balón parado.

Agobio final 

Joaquín tuvo en sus botas acabar con el sufrimiento, pero sus tiros cruzados no encontraron portería. Y el Sporting Oliver siguió acumulando gente arriba. En cuanto podían, Jiménez y Elías se sumaban al remate. La defensa del Rompeolas se convirtió en un frontón. Kike salió para echar una mano atrás. El tiempo se fue echando encima. Con el partido sobre el alambre, cualquier mínimo error podía inclinar la balanza. En uno más de los balones colgados al segundo palo desde la parte derecha, Kike y Pablo, en el empeño ambos por despejar, chocaron de bruces y cayeron redondos al suelo. El balón quedó a los pies de Lacosta, quien tras revolverse y sólo con el mínimo estorbo de Alberto para tapar toda la portería, la echó fuera.

También Ángel pudo matar el encuentro, pero el servicio desde la izquierda le pilló a desmano y el veterano AL7 solo pudo devolver el balón al centro del área para el remate forzado de Joaquín.

En los cuatro minutos de añadido el Rompeolas se quedó con la pelota lo que pudo y, pese a los apuros, acabó llevándose el triunfo. Son ya 11 puntos respecto de las posiciones de descenso, toda vez que el guadianesco Intersport Leciñena volvió a perder y también se queda con 14 puntos. Además, tras el 2-0 de la primera vuelta y el 0-1 de esta ocasión, el ‘golaverage’ frente al Sporting Oliver está ganado.

 

PARTIDOS CON LA PORTERÍA A CERO

4
  • Athletic Rompeolas 2 – Sporting Oliver 0
  • Athletic Rompeolas 2 – Chuletón RTS   0
  • CD Sofía 0 – Athletic Rompeolas 1
  • Sporting Oliver 0 – Athletic Rompeolas 1

*Casualmente, los dos partidos a domicilio en los que se ha conservado el portal a cero se han disputado en el campo del Escalerillas (CD Sofía y Sporting Oliver).

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies