Mucho trabajo por delante



El Athletic Rompeolas perdona en el primer tiempo, se ve sorprendido por un Veteranos Garrapinillos ya con diez diez jugadores en el segundo y acaba rescatando un punto  


CD Veteranos Garrapinillos  2

Sergio Blasco; Santiago, Rubén Pinilla, Javier Lacabe, Ángel Cambra, Jorge Blasco, Israel Laborda, Enrique Cobos (Javier), Alberto Martos (Óscar Ortiz), Marco Celma (Alberto), José Cambra. 

Athletic Rompeolas                 2

Adrian, Ernesto (Toño, 50), David González, José Antonio (Kike, 73), Dioni (Dennis, 48), Juan, José Manuel, Soriano (Sierra, 30), Joaquín, Dani Barranco, Santi Mur.

Goles:  0-1, min. 16: Santi Mur, de cabeza. 1-1, min. 40: Jorge Blasco, de penalti. 2-1, min. 54 : Enrique Cobos. 2-2, min. 70: Daniel Barranco. 

Árbitro: Miguel Ángel Jiménez. Mostró cartulinas amarillas a los locales José Cambra, Alberto Martos y Rubén Pinilla, éste en dos ocasiones, la segunda en el minuto 49, por lo que fue expulsado. Por el Rompeolas fue amonestado con amarilla José Manuel. 

Incidencias: Tercera jornada de Segunda Preferente. Por el campo de San Lorenzo se dejó ver Pablo Pellitero, hasta la pasada temporada portero del Rompeolas y al que la semana pasada se le hizo por fin entrega de una placa homenaje. 


GARRAPINILLOS.  Tras lo visto en las tres primeras jornadas de Segunda Preferente, al Athletic Rompeolas le queda un largo camino por recorrer para alcanzar su mejor versión. Esa que lo llevó a una posición holgada en la parte final de la pasada temporada. 

La pretendida consolidación de una plantilla prácticamente idéntica a la de la pasada temporada no está ofreciendo por el momento el rendimiento esperado, con sólo dos puntos sumados de los nueve disputados.

La desesperante falta de acierto ante las porterías rivales y la debilidad defensiva puesta de manifiesto en los dos últimos encuentros, amén de errores individuales puntuales, varios propios y alguno también arbitral, han echado de momento por tierra el esfuerzo de un grupo convencido de poder estar en la parte alta de la clasificación.

La visita a Garrapinillos fue un año más una montaña rusa de emociones. Hubo alternativas, nervios, pasajes de buen juego y también bajones, situaciones rocambolescas, polémica, y, como casi siempre, un resultado poco satisfactorio. El punto rescatado al final en un campo tan complicado concede un margen de tranquilidad después de la dura derrota encajada siete días atrás a manos del Bar Estudiantil (0-4), pero no resuelve las dudas que sigue ofreciendo el conjunto avispa.

El Athletic Rompeolas salió muy entonado y a los dos minutos Santi Mur tuvo el primer tanto en sus botas tras driblar al portero y un defensa del Garrapinillos, pero, en posición ya escorada, su chut a puerta vacía se marchó fuera por poco. Apenas trece minutos después, el empuje avispa permitió un nuevo acercamiento al borde del área. Desde allí Joaquín descubrió con un lanzamiento templado con su pierna izquierda la debilidad por alto del guardameta local, al que por un instante el larguero salvó la papeleta hasta que la cabeza del atento Santi Mur empujó el esférico suelto a la red, 0-1.

El Veteranos Garrapinillos trató de romper esa dinámica con envíos directos a su punta José Cambra, capaz de complicar la vida por sí solo a una defensa de cuatro. Pero el Rompeolas siguió a lo suyo y, tras una nueva triangulación en el centro del campo, Juan centró el esférico desde la parte derecha al corazón del área, donde Santi Mur, con la caña preparada, remató al larguero.


Tres jornadas ha necesitado el Athletic Rompeolas para inaugurar su casillero de goles a favor. El primero ha sido obra de su delantero Santi Mur


No acertó el Rompeolas a hacer el segundo de la mañana, pero peor hizo confundiéndose en cómo manejar esa mínima ventaja. Se ofuscó y acabó enfrascado en un ida y vuelta temerario.

Y al borde del descanso se disparó en el pie. El impetuoso Barranco se enredó dentro de su propio área disputando un balón con un atacante rival. Le ganó la posición y la perdió luego fruto de una falta reclamada por el conjunto avispa y no entendida por el árbitro. Fruto del calentón, cuerpeó y agarró a su adversario de forma ostensible y, ya sí, ante tal ingenua actuación, el árbitro señaló muy gustoso el punto de penalti. El Veteranos Garrapinillos aprovechó el regalazo y se metió en el vestuario con el empate en el bolsillo.

Las segundas partes en San Lorenzo suelen ser de ida y vuelta porque el conjunto local acostumbra a buscar con más ahínco si cabe el juego directo y esta vez no fue una excepción. El Veteranos Garrapinillos se lanzó a por el triunfo y pisó con frecuencia en área de Adrián.

Pero en una salida del Rompe, el jugador del Garrapinillos Rubén Pinilla se pasó nuevamente de frenada (llevaba ya una amarilla) y se marchó al vestuario expulsado. Teóricamente el panorama podía cambiar por completo con la inferioridad numérica de los locales durante la media hora restante, pero el Rompeolas se vio sorprendido por un disparo desde fuera del área de un jugador local que se coló de forma inesperada e increíble por la escuadra izquierda como una bala perdida que acaba haciendo blanco.

El Veteranos Garrapinillos tuvo claro qué hacer desde el mismo momento de lamentar la expulsión y exprimió sus diez jugadores de campo para sostener la ventaja. Por su parte, el Rompeolas se veía incapaz de controlar el partido y volvía a entrar en el juego perverso de ida y vuelta cuando tampoco le convenía. Juan y José Manuel se mostraron incapaces de detener el timón desbocado que daba vueltas y más vueltas mientras Joaquín y el recambio Dennis quedaban descolgados y contribuían a la partición del equipo en dos.

El árbitro Jiménez volvió a entrar en escena cuando perdonó la expulsión a José Cambra por una protesta ostensible cuando el ariete local ya llevaba una amarilla. El amago del trencilla llevándose la mano al bolsillo deja a las claras cómo se lo pensó dos veces cuando vio que el dorsal 22 estaba al borde de la expulsión.

El Athletic Rompeolas repitió goleadores, Daniel Barranco y Santi Mur, respecto de la última visita (0-2) en el encuentro de Copa disputado el pasado mes de mayo

Pero ello no hubiera justificado la inacción del Rompeolas frente a un rival con uno menos. Como mal menor, a falta de diez minutos una combinación de Dennis con Barranco permitió al jugador más en forma de los avispas devolver la igualdad al marcador. La igualdad, que no la tranquilidad, porque el conjunto visitante vivió un final de infarto en el que una vez más José Antonio, incapaz de terminar un partido en este campo desde hace varias temporadas, tuvo que ser sustituido de urgencia por Kike, que se colocó en el centro del campo y retrasó la posición de Juan al eje de la zaga.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: