Guille da el pase a semifinales

Fútbol Laboral Zaragoza. El Athletic Rompeolas remonta el tanto inicial del Café Olé con los goles de Coke y Guillermo y se mete en las semifinales de Copa.

Dani trata de meter pase al hueco a Coke.

Dani trata de meter un pase al hueco a Coke.

Café Olé Fútbol  1   Ígor; Burillo, García, Sánchez, Benito; Abad, Raúl Pablo, Terrado,Mesa, Salinas, Carrión.

Athletic Rompeolas  2   Javi; Julio, José Antonio, Arrébola, Orcajo (David, 63); Pablo, Jordi (Ángel, 77), Joaquín (Guillermo, 11), Adrián, Coke, Dani (Tony, 73).

Goles: 0-1, min. 22: Carrión. 1-1, min. 30: Coke. 1-2, min. 72: Guillermo.

Árbitro: Durán Amador. Mostró cartulina amarilla a Sánchez y Raúl Pablo por el Café Olé Fútbol y a Jordi, por el Athletic Rompeolas.

Incidencias: Cuartos de final de la Copa de consolación. Partido disputado en el campo de San José. Mañana calurosa.

 

Esquemas iniciales de ambos equipos

Esquemas iniciales de ambos equipos

 

SAN JOSÉ.  El Athletic Rompeolas estará en las semifinales de la Copa de consolación del fútbol laboral zaragozano tras derrotar por 1-2 al Café Olé Fútbol tras un partido de alternativas que decidió un gol de Guillermo a 8 minutos del final

     Los de Kike supieron sacar provecho, no sin dificultades, de la conjunción de dos factores que a priori ponían de cara la eliminatoria: Una convocatoria numerosa en la que por fin volvían a reunirse los principales peloteros del equipo y un rival debilitado por las bajas al que ya se le había derrotado en los dos encuentros de Liga (1-2 y 0-3).

     Pero pese a ello, muy pronto se vio que el Rompeolas seguía arrastrando los vicios que le han hecho plantarse en esta ronda con cero puntos: Precipitación y ofuscación con la pelota, ligereza y desatención en los marcajes y falta de contundencia en ambas áreas. Tampoco faltó la recurrente contrariedad de muchos partidos: El Olé tenía superioridad en el centro del campo con cinco jugadores y un solo delantero, lo que dificultaba los pases.

     El calor y la aparente debilidad de los locales terminaron por confundir a los de Kike. Esta vez sí tenían el control del juego, pero sin demasiada inspiración y ofreciendo facilidades en las salidas al contragolpe a su oponente. Mimbres había de sobra: Jordi en el centro, Joaquín (que muy pronto tuvo que dejar su puesto a Guillermo por una lesión) y Adrián, abiertos a las bandas, y Coke en la media punta, pero el despliegue solo servía para ejercer un dominio poco incisivo. El ritmo era cansino y apenas se producían llegadas, lo que animó al Café Olé a asomarse al área de Javi en varias ocasiones. Tanto Carrión como Salinas recibían libres de marca y servían de apoyo para la salida fácil del balón porque ni Arrébola ni José Antonio seguían sus movimientos.

      Joaquín se resintió de su lesión de tobillo y tuvo que dejar su puesto a Guillermo, que nada más salir, metió en problemas al veloz Benito con su presión. Coke aprovechó el lío para inventarse una volea que a punto estuvo de sorprender al portero Igor, que según informa la web del Café Olé, jugó lesionado.

El lanzamiento de Coke estuvo cerca de colarse en el marco de Igor.

El lanzamiento de Coke desde fuera del área estuvo cerca de colarse en el marco de Igor.

      Los síntomas de la modorra visitante llegaron a su culmen a la media hora de juego. La banda izquierda del Rompeolas se convirtió en una pista de bolos en la que los defensores azulones fueron cayendo uno a uno al paso de Mesa. José Antonio no llegó a cortar su pase a Carrión, que dentro del área se movió como pez en el agua picando la pelota lejos del alcance de Javi, 1-0.

     El gol fue un sopapo que hizo despertar al Rompeolas. Tres minutos después, Dani ganó la espalda a la cada vez más adelantada defensa del Olé y superó la salida de Igor, pero tras su recorte hacia la derecha y con ángulo de tiro, golpeó defectuosamente la pelota. Fue la primera de varios acercamientos consecutivos. Sobraba precipitación, pero el empuje bastaba para generar peligro. Fruto de esa insistencia llegó el empate. Jordi se marchó por la banda derecha y sirvió un balón al corazón del área. Allí apareció Coke para empujar a las mallas, 1-1.

     Poco después de nuevo Coke sirvió un saque de esquina cerrado al primer palo. Igor despejó apurado y Dani rescató el esférico para Jordi, quien apuró la línea de fondo por la izquierda y sirvió un pase de la muerte que se paseó por la línea de gol sin encontrar ningún rematador. Así fue la jugada:

     Pero el partido estaba muy abierto. Así se encargó de aclararlo el Café Olé en varias ocasiones. Primero, con una incursión por su banda izquierda que culminó con un centro al segundo palo hacia Carrión, que había ganado la espalda a Julio, pero no acertó a rematar en el área pequeña. Luego fue Raúl Pablo el que rondó el gol. Se escapó por la derecha y picó ante la salida de Javi, pero este sacó una mano providencial que dejó la pelota muerta dentro del área. La templanza de Orcajo protegiendo la posición con su cuerpo evitó lo que parecía ya el 2-1.

      El segundo tiempo comenzó con más llegadas del Olé. Raúl Pablo probó con un chut desde la frontal y en el minuto 58 Salinas tuvo la ocasión más clara. Tras una pérdida del Rompeolas en la salida desde atrás, el atacante del Café Olé superó en velocidad a Pablo y chutó a quemarropa sobre el cuerpo de Javi. En vista del panorama, Kike desplazó a la banda izquierda a un ahogado Jordi, entregó el mando a Coke y dio libertad a Adrián por el centro. Y el cambio de papeles se notó para bien: El Athletic Rompeolas recuperó el dominio y la presión sobre la línea defensiva de los locales, le dio más sentido a los desplazamientos de la pelota y recuperó protagonismo en las acciones de ataque. Jordi ensayó el disparo desde la frontal y luego al saque de una falta sirvió de forma precisa al segundo palo, pero José Antonio no llegó a rematar por muy poco.

         Los azulones ya sentían el agobio de ver cómo pasaban los minutos y el gol no llegaba. Eso les hizo apretar los dientes y subir una marcha más. David dio más aire por la banda derecha, mientras Dani, Guillermo, Pablo y Coke adelantaron la línea de presión y el Café Olé se sintió cada vez más agobiado. En un intento por librarse de ese encierro, el central local Alberto se aventuró a salir de su zona con la pelota, pero no llegó muy lejos y generó un vacío en la defensa. Guillermo corrió a por un balón que se perdía por la línea de banda y tras recuperarlo, una pared con Coke lo dejó solo delante de Igor al que batió de tiro raso cruzado, el 1-2 final.

El Athletic Rompeolas acude a felicitar a Guillermo por su gol, el del triunfo frente al Café Olé.

El Athletic Rompeolas acude a felicitar a Guillermo por su gol, el del triunfo frente al Café Olé.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies