Derrota por errores propios

Fútbol laboral Zaragoza.

Dos pifias condenan al Athletic Rompeolas frente al Huérmeda (2-3).
Los de Kike, faltos de intensidad, siempre fueron a remolque.

 

Athletic Rompeolas  2  Javi; Kike, José Antonio, Julio, Orcajo; Arrébola, Jordi, Joaquín, Mario (Ángel, 60); Ernesto (Pablo, 50), Adrián.

AD Huérmeda          3  García; Antonio, Óscar, Cristian, Pedro José; Lozano, Miguel Ángel, Eduardo, Pedro; Jesús (David, 40) y Víctor.

Goles: 0-1, min. 25: Víctor aprovecha el error de Javi. 0-2, min. 32: Víctor caza otro balón dentro del área y bate a placer a Javi. 1-2, min. 39: Adrián, de cabeza, a centro de Jordi.
2-2, min. 41: Jordi. 2-3, min. 70: Pedro, a pase de Víctor.

Árbitro: Simón Martínez. Mostró una cartulina amarilla a Kike, defensa del Rompeolas.

Incidencias: Partido correspondiente a la última jornada de la liga de la segunda categoría del fútbol laboral zaragozano. Mañana soleada y buena temperatura. Antes del inicio del choque los dos equipos y el árbitro se reunieron en el centro del campo para guardar un minuto de silencio por el fallecimiento la semana pasada del padre de Iñaki, míster del Rompeolas.

TORRE RAMONA. El desahogo que trajo la salvación matemática hace una semana pasó factura en la concentración del Athletic Rompeolas, que no entró nunca en el partido y cayó por deméritos propios frente a la AD Huérmeda en la última jornada de la liga de Segunda Preferente Laboral. Distraído y desordenado, cometió dos errores flagrantes que sirvieron en bandeja el triunfo al conjunto bilbilitano, que se mostró más serio e intenso y aprovechó la inspiración de su delantero centro Víctor, autor de dos tantos.

       Nunca se sabrá qué hubiera sucedido de haber necesitado el Rompeolas los puntos. Coke y Alberto fueron bajas, Pablo trató de preservar en el banquillo su rodilla maltrecha y el equipo echó en falta un director de juego y mayor rigor defensivo. Lo que quedó meridiana fue la integridad de la AD Huérmeda: salió a competir y lo mismo le habría dado que su rival se hubiese encontrado en apuros.

       Las primeras sensaciones no fueron buenas. Arrébola, esta vez en el centro del campo, no se hacía con las riendas del equipo. Los visitantes dominaban con un jugador más en la zona ancha y Orcajo por la izquierda tenía que lidiar con dos atacantes por las escasas ayudas que en esta ocasión le brindaba Joaquín. El peligro visitante llegaba por las bandas y en la primera ocasión clara Kike se arrojó al suelo al borde del área para tapar un disparo peligroso.

        El 0-1 llegó en la acción tonta del partido. La AD Huérmeda colgó al área una falta sin aparente peligro y Javi salió con ventaja para atrapar el esférico, pero este se escurrió entre sus manos y el ariete Víctor solo tuvo que poner el lazo al regalo.

         Miguel Ángel tuvo el 0-2 en sus botas. Tras colarse por el boquete dejado por Kike en la banda derecha se plantó delante de Javi, pero el portero del Rompeolas enmendó su pifia y sacó el balón gracias a su rápida medio salida.

Miguel Ángel perdonó delante de Javi.

Miguel Ángel perdonó delante de Javi.

       Casi sin tiempo para reponerse del nuevo susto, llegó el 0-2. Esta vez la culpa estuvo tan repartida como la pedrea. Eduardo disparó centrado al saque de una falta sobre la frontal del área, Javi despejó con las palmas de las manos y de nuevo el oportunista Víctor, ante la pasividad de la barrera y del resto de azulones, cazó la pelota y la puso en la red. Esta es la acción:

           El Athletic Rompeolas se equivocó. Salió a disfrutar de un partido sin presión y olvidó que para divertirse primero hay que currar. Coger la posición, cerrar los espacios y empezar a crear. De nada sirve descolgar a dos delanteros arriba si tu centro del campo no te sirve balones porque va de cráneo. Poco sentido tiene ahorrarse carreras hacia tu portería si por eso mismo luego solo corres al ataque en desventaja buscando despejes sin sentido. Jordi plasmó como nadie el hastío en uno de sus característicos arrebatos. En el saque de centro buscó un disparo directo a puerta sin demasiado recorrido ni puntería.

       Pese al desbarajuste local, los azulones se encontraron con una ocasión inmejorable para recortar diferencias. Joaquín recibió un pase en carrera por el flanco izquierdo, desbordó a su marcador y ya dentro del área chutó cruzado abajo, pero García, seguro, despejó a saque de esquina.

      Justo antes del descanso, Jordi montó un contragolpe desdoblándose por la banda derecha y sirvió un centro medido a la cabeza de Adrián, que en carrera remató a la red. Fue un grave error de la AD Huérmeda, que con un 0-2 a favor y jugando fuera de casa, se permitió el lujo de consentir en el último minuto del primer tiempo un contragolpe llevado únicamente por apenas tres jugadores.

         El paso por el vestuario centró a los locales, que regresaron más metidos en el partido. De inicio se apoderaron de la pelota y adelantaron la línea de presión. Muy pronto encontraron el premio. Gracias a la presión en el centro del campo, Joaquín se llevó una pelota por el centro y envió un pase por un carril interior a la carrera de Jordi, quien desbordó con facilidad a los dos centrales y batió a García. Apenas había transcurrido un minuto y el partido volvía a la igualdad inicial.

Escasas ideas en ataque

La salida de Pablo como recambio de Ernesto pretendía elevar la consistencia del Rompeolas en el centro del campo para culminar la remontada, aunque luego tampoco fue capaz de poner coto al desorden. Adrián y Jordi no encontraban demasiados apoyos y se perdían en recortes y regates frente a dos y tres rivales. La defensa de la AD Huérmeda rascaba duro y García apenas se vio inquietado. Enfrente, la línea de zagueros del Rompeolas comenzaba a achicar en exceso y dejaba muchos metros a sus espaldas. Kike se obcecó en su marcaje a Miguel Ángel y se ganó de sobras la cartulina amarilla con varias faltas demasiado evidentes. Alguna incluso en el centro del campo.

Pablo lo pasó mal en el banquillo. Quería cuidar su rodilla pero también ayudar a sus compañeros.

         El equilibrio volvió a romperse por un nuevo error local. Corría el minuto 70 cuando la defensa  de la AD Huérmeda lazó un balón largo sin excesivo peligro hacia las posesiones de su delantera. Julio, hasta entonces libre solvente, salió presto a cortar la pelota, pero midió mal el movimiento y se tragó el envío. Víctor, caído a la banda izquierda, exprimió al máximo el achique temerario de Kike y se marchó solo hacia la portería. En el momento preciso, metió un pase adelantado a su compañero Pedro, que por el centro ganó la partida a los defensores azulones y batió a Javi, 2-3.

          De ahí al final, el Rompeolas buscó el empate con numerosos balones colgados aunque nunca encontraron rematador. Adrián, haciendo la guerra por su cuenta, avanzó hasta la frontal del área, cargó el cañón de su pierna zurda y se sacó un disparo seco al que respondió fenomenal García desviando a córner.

Adrián sale del primer regate. Le quedan nada menos que otros tres adversarios por delante.

Adrián sale del primer regate. Le quedan nada menos que otros tres adversarios por delante.

           Primero Javi con otra salida rápida y más tarde Jordi tras una meritoria ayuda defensiva evitaron el cuarto de los visitantes, que se acabaron llevando un triunfo que los deja sextos en la tabla. El Athletic Rompeolas por su parte, queda con 29 puntos, a solo uno del descenso, en el que finalmente cayeron Artideco (28), Café Olé Fútbol (25) y Usón (16).

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies