Athletic Rompeolas 2 Rayo Pinares 2

La pegada del Rompeolas a balón parado frena al líder

Los de Kike igualan por dos veces los tantos de Javier Giménez y estiran su racha pese a la espesura mostrada 

 

Athletic Rompeolas 2

Dani Laparra; Sierra (Ángel, 76), Dioni, José Antonio, Joaquín; David González, David Soriano (Dennis, 40), Santi Mur (Mario Lafuente, 76), Juan (Javi Ricón, 48), Rober; Posadas.

Rayo Pinares            2

Santiago Catalán; Cristian Simón, David Fuertes (Javier Josa, 57), Alejandro Latorre (Dídimo De León, 78), Brahim Elouaai (Miguel A. Gil, 68); Sergio Bernad, Javier Simón (Javier Ibáñez, 49), Brahim Mouaoul, Moisés Catalán; Javier Jiménez; Youssef Laroussi.

Goles: 0-1, min. 1: Javier Giménez, de falta. 1-1, min. 4: Santi Mur, de cabeza. 1-2, min. 21: Javier Giménez. 2-2, min. 72: Joaquín, de falta.

Árbitro: Lorenzo García Pellicer. Mostró cartulina amarilla a los locales David Soriano y José Antonio y a los visitantes Sergio Bernad, Javier Simón y Youssef Laroussi.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimotercera jornada de Laboral Segunda Preferente disputado el 7 de enero, festivo, por acuerdo de ambos conjuntos. Mañana muy fría por el cierzo. Se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento del padre del jugador del Athletic Rompeolas Juan Estraña. Acudieron a mostrar su apoyo a los locales Iñaki y Visiedo y Jesús actuó como delegado de campo.

 

El once del Athletic Rompeolas forma en línea durante el minuto de silencio por el padre del jugador Juan Estraña, recientemente fallecido.

 

GINER. El Athletic Rompeolas prolonga su buena racha en el primer partido de 2019 con un meritorio empate a dos frente al Rayo Pinares, colíder de Segunda Preferente, gracias a un cabezazo de Santi Mur y un golazo de falta de Joaquín, dos acciones a balón parado que equilibraron los tantos del visitante Javier Giménez.

Los de Kike, que se colocan sextos en la clasificación tras acumular con éste siete partidos invictos, se mostraron esta vez bastante espesos en la elaboración y fríos en el cuerpo a cuerpo, en línea con la mañana gélida. Recibieron un mazazo encajando un gol el primer minuto de juego pero igualaron muy pronto por medio de Santi Mur. Luego perdieron la batalla en el centro del campo y encajaron el segundo tanto. Resistieron como pudieron y la clave bien pudo estar ahí, en mantener el choque vivo, porque luego acumularon ocasiones muy claras para empatar -tuvo que ser el pichichi del Rompeolas quien lograse la igualada- e incluso llevarse el triunfo tras el bajón que acusó el conjunto visitante con los cambios efectuados.

Llegaba el Rayo Pinares lanzado tras sumar seis triunfos y un empate en las últimas siete jornadas y el Rompeolas lo recibía con las bajas sensibles de José Manuel, Jordi, Alberto y Ernesto, además de la ya conocida de Pablo. Así las cosas, Kike formó un once con Dani Laparra en la portería, un línea de cuatro con Sierra y Joaquín como laterales y José Antonio y Dioni como centrales. Por delante, David González como escudo defensor y David Soriano por delante, con Santi Mur y Juan por las bandas, Rober en la media punta y David Posadas de delantero centro.

El portero del Rompeolas Dani Laparra no puede evitar que el balón chutado por Javier Giménez acabe entrando.

Toda estrategia se fue al traste en el primer lance del encuentro. Dioni llegó tarde al corte y derribó en falta al borde del área al delantero Youssef Laroussi. Apenas había transcurrido un minuto cuando Javier Giménez envió el esférico lejos del alcance de un todavía frío Dani Laparra. El balón dio en el larguero y botó sobre el verde. El árbitro, bien colocado, no tuvo ninguna duda en dar validez al tanto, pese a alguna tímida protesta procedente del banquillo del Rompeolas.

Los locales se encontraron con el empate a balón parado. Casi sin querer. Posadas fue trabado en falta en el centro del campo en el arranque de un contragolpe y Joaquín sirvió templado al corazón del área. Allí Dioni se elevó más que nadie para tocar el balón al segundo palo, donde apareció libre de vigilancia, el más menudo, Santi Mur, quien cabeceó cruzado a la red, 1-1.

El delantero del Rompeolas Santi Mur remata cruzado de cabeza para colocar el empate.

El Rayo Pinares planteó llevar la iniciativa con la presencia entre líneas de Giménez, la amenaza constante de Laroussi en punta de ataque, dos medios centros ágiles en el movimiento de la pelota como Bernad y Simón y dos laterales veloces e incisivos como Cristian y Elouaai. Su nervio y determinación sirvieron para imponerse en el centro del campo y apocar al cuadro local, blando y frío por momentos, que flaqueó especialmente por el costado derecho. Sierra sufrió demasiado con los envíos a su espalda y Dioni no se mostró todo lo atento que la situación requería.

Youssef Laroussi caracoleó al borde del área y tras burlar las piernas de tres defensores locales, buscó sorprender a Laparra con una preciosa rosca que se marchó fuera junto al palo izquierdo.

El delantero del Rayo PInared Youssef Laroussi, rodeado por seis jugadores del Rompe logra sacar un disparo con rosca.

El dominio derivó en asedio y en un saque de esquina mal defendido, el Rompeolas resistió de forma numantina. Brahim Mouaoul remató de cabeza y José Antonio despejó también de cabeza dentro del área pequeña. Volvió a tocar Brahim con la testa y en esa ocasión Moisés Catalán remató de tijera en el aire mediante un escorzo. Al lado de Dani Laparra apareció la pierna derecha de Joaquín para repeler el remate. Recogió el rechazo Sergio Bernad, quien tras deshacerse de Rober devolvió el esférico por tercera vez al área pequeña, donde esta vez Dioni despejó ya sin ninguna contemplación.   

El atacante del Rayo Pinares Moisés Catalán remata de forma acrobática dentro del área.

En el minuto 21, una pérdida de Sierra en el centro del campo por dudar demasiado sobre qué hacer con el balón, propició un rápido contragolpe que terminó con un envío al interior del área del Rompeolas de un balón picado hacia Giménez, quien tras ganar la espalda a los dos centrales, picó el esférico con habilidad por encima de Dani Laparra y volvió a colocar en ventaja a los visitantes, 1-2.

 

El delantero del Rayo Pinares con el 10 a la espalda tras marcar el segundo gol para su equipo.

No estaba el Rompeolas en condiciones de discutir el triunfo, pero terminó por irse del partido tras varias discusiones estériles con el árbitro y el conjunto adversario. A beber del pozo de la trifulca fue el sediento. El precedente de la pasada temporada no sirvió de nada y algunos jugadores locales se perdieron en disputas absurdas.

Juan se deshizo en disculpas por un pisotón involuntario a un muy ofendido Javier Simón, Posadas se quejó amargamente de las continuas faltas recibidas y David Soriano vio la cartulina amarilla por recriminarle al árbitro que no señalase una falta. A los pocos minutos de esa amonestación, el bravo centrocampista del Rompe, ansioso por hacer muchas cosas en poco tiempo y algo revolucionado, se jugó la expulsión con un plantillazo en el centro del campo. Otro juez con menos mano izquierda lo hubiese mandado a la caseta al borde del descanso y se hubiese quedado tan pancho. Pero García Pellicer templó gaitas y lo dejó estar. Con esa decisión, luego reafirmada de palabra, sentó una norma para el partido: no mostraría cartulina amarilla mientras el infractor mostrase intención de jugar el balón. 

David Soriano, arrodillado en el suelo tras chocar con un adversario de forma fortuita. 

David González tuvo el empate cuando remató dentro del área un balón suelto tras otro envío aéreo de Joaquín en jugada de estrategia, pero su remate de zurda se estrelló en el cuerpo del portero Santiago Catalán. El descanso fue con todo una bendición para los locales, que se olvidaron por un rato de polémicas absurdas y se centraron en intentar mejorar su rendimiento, hasta entonces bastante discreto. Enfrente esa mañana estaba el líder y el nivel de intensidad ofrecido no daba ni para el empate. 

El portero visitante evita el tanto de David González estirando la pierna izquierda. 

Para evitar cualquier tipo de contratiempo, Kike dejó en la ducha a David Soriano y dio entrada a Dennis. El Dembélé del Rompeolas, que durante el primer tiempo calentó en la banda con pantalones vaqueros, se mostró primero frío y desenchufado pegado al costado izquierdo, pero con el paso de los minutos, el cambio de posición a la media punta y el empate se acabó activando. Rober retrasó su posición hasta formar pareja junto a David González y el Rompeolas pareció más ordenado defensivamente, aunque continuó echando de menos la figura de un jugador que crease juego de espaldas y entre líneas.

Posadas bajó un balón al borde del área del Rayo Pinares y se deshizo con suma facilidad de su marcador para acabar dejando en bandeja el remate a portería a un Juan que continúa peleado con el gol. El remate del centrocampista local se estrelló en el palo izquierdo de un Santiago Catalán ya por los suelos. 

Poco después, Kike lo retiró del campo dando entrada en el puesto de central a Javi Ricón, ya recuperado de sus problemas musculares. Dioni pasó al lateral y Sierra avanzó a la posición de interior. El banquillo visitante envió a la ducha a Javier Simón y dio minutos a Javier Ibáñez. El Rayo Pinares continuó amenazando seriamente el área de Dani Laparra con un Javier Giménez ya descaradamente en punta. Como en un remate a la media vuelta de Laroussi que Dani Laparra atajó abajo bien colocado. Al mismo tiempo, los visitantes comenzaron a mostrar debilidades en defensa. Joaquín envió un balón con rosca al borde del área y allí Posadas se quedó mano a mano con el portero con un control con el cuello y la cara. Su remate se estrelló nuevamente en el cuerpo de Catalán. 

Los jugadores de ambos equipos enzarzados en múltiples discusiones ante la atenta mirada del árbitro.

Avanzado ya el encuentro y con ese marcador ajustado, una entrada al bulto de José Antonio en el centro del campo desencadenó una tangana  que se prolongó por espacio de varios minutos ante la mirada escrutadora del árbitro. Youssef Laroussi se revolvió hecho una furia y tuvo que ser parado por sus compañeros y varios jugadores locales, mientras a un par de metros, Brahim Elouaai rompió a jurar en arameo contra no se sabe muy bien quién mientras era agarrado por los suyos. El entrenador incluso lo retiró del campo para que no acabara expulsado. El juez de la contienda solventó el conflicto con una tarjeta amarilla para cada equipo y advirtió de que cualquier entrada a destiempo sería suficiente para enfilar el camino de los vestuarios antes de tiempo.

Joaquín, autor del tanto del empate del Rompeolas, se abraza con el capitán José Antonio.

Cerca ya del final, Posadas volvió a dejar en evidencia la endeblez defensiva del líder y tuvo que ser derribado en falta al borde del área. Joaquín sacó brillo a su pie izquierdo y colocó el balón en la escuadra ante la impotencia de Santiago Catalán, que no pudo evitar el tanto del empate pese a lo templado del lanzamiento, 2-2. La nueva igualada dio alas a los locales que incluso se vieron capaces de culminar la remontada. Dennis comenzó a pedir balones en largo y en cada conato de contragolpe la defensa visitante temblaba. Aunque el gol pudo llegar en las dos áreas. Al final, un reparto de puntos que para los locales sabe estupendamente en la última jornada de la primera vuelta. 

 

 

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: