Athletic Rompeolas 2 AD Huérmeda 1

El Athletic Rompeolas tumba al líder

Dos golazos de Dani y Adrián voltean el marcador adverso frente a una AD Huérmeda debilitada por la fatiga y la autoexpulsión de Quevedo

Adrián es aupado por José Antonio para celebrar el tanto de la victoria.

Adrián es aupado por José Antonio durante la celebración del tanto de la victoria frente a la AD Huérmeda.

 

Athletic Rompeolas   2 

Javi; Ernesto (David Orcajo, 51), Alberto, José Antonio, Kike (Jordi, 66); David González, Julio, Guillermo, Adrián, Joaquín; Dani (Ángel, 79).

AD Huérmeda             1

Pérez; Antúnez (Guardiola, 72), Monforte (Guerrero, 69), Gil, Longares; Lozano, García, Vázquez, Quevedo; Víctor y Anquela.

Goles: 0-1, min. 30: Víctor. 1-1, min. 59: Dani. 2-1, min. 67: Adrián.

Árbitro: Huera Algárate. Mostró cartulinas amarillas a Guillermo, David González, Julio y Jordi, por el Athletic Rompeolas y a Quevedo en dos ocasiones, por lo que fue expulsado en el minuto 62. En esa misma acción, acabó expulsando también a Pascual Gimeno, jugador ubicado en el banquillo, por dirigirse él diciendo “eres malo”.

Incidencias: partido de la decimoctava jornada de Segunda Preferente. El choque se inició 15 minutos tarde porque la AD Huérmeda llegó casi a la hora del comienzo del encuentro. Tras varios avisos del árbitro, los visitantes saltaron al terreno de juego y apenas pudieron estirar tres minutos antes del pitido inicial.

 

El Rompeolas, con bajas significativas, armó un once reforzado en el centro del campo con David, Julio y Guillermo.

El Rompeolas, con bajas significativas, armó un once reforzado en el centro del campo.

 

3 CLAVES

Noche de carnaval, mañana fatal

Pelota al suelo

Javi

La AD Huérmeda apareció en Torre Ramona sin tiempo para calentar y varios de sus jugadores evidenciaron haber trasnochado más de la cuenta. Pese a ello, y sin demasiados problemas, el líder se puso por delante en el marcador. Sin embargo, en el segundo tiempo comenzó a dar síntomas de agotamiento y, después de haber perdonado el 0-2, cavó su propia tumba con la autoexpulsión de Quevedo.  

Fue la consigna en el segundo tiempo. Tras un primer tiempo anodino y de ritmo lento, el Rompeolas intentó jugar más la pelota. Para ello resultó fundamental la superioridad en el centro del campo con Julio, David González y Guillermo. Después, tras la expulsión de Quevedo y la salida de Jordi, ese dominio se hizo más patente. Los dos goles llegaron en jugadas elaboradas. Con el 2-1, el Rompeolas aguantó la pelota y dejó pasar los minutos sin sufrir demasiados agobios.

Si bien colocó mal la barrera en el 0-1 y el balón entró por su lado, realizó dos paradas decisivas que evitaron dos goles cantados de la AD Huérmeda. Especialmente la ocasión en la que repelió un remate a quemarropa de Anquela que habría supuesto el 0-2 y casi la sentencia.

 

TORRE RAMONA. La perseverancia del Athletic Rompeolas acabó tumbando a la AD Huérmeda, líder hasta ayer de la Laboral Segunda Preferente, que llegó al partido descentrada, vio el partido ganado, se buscó la ruina con dos expulsiones absurdas y acabó contrariada por la derrota.

Los goles de Dani y Adrián, dos tantos de bella factura, dieron la vuelta al marcador adverso tras el 0-1 obra, cómo no de Víctor García, tras el lanzamiento de una falta y sirvieron para acabar con una mala racha de tres temporadas sin hincarle el colmillo al conjunto verde.

Los partidos pueden empezar a perderse la noche de antes. Los bilbilitanos llegaron a Torre Ramona justo a la hora fijada para el comienzo del partido, que hubo de demorarse unos 15 minutos. Recibieron un aviso del árbitro y no tuvieron tiempo para calentar.

Los primeros jugadores de la AD Huérmeda aparecen en el campo mientras el Rompeolas, ya listo, esperaba el comienzo del choque.

Pasada la hora del comienzo del partido, los primeros jugadores de la AD Huérmeda aparecen en el campo. 

Enfrente aguardaba pacientemente un Rompeolas concienciado de la dificultad del duelo, con bajas tan sensibles en ataque y defensa como las de Coke, Héctor, Posadas, Arrébola y Manu. Kike insistió en la idea de plantear un centro del campo reforzado, esta vez con Julio y David González como ejes y Guillermo por delante con más libertad de movimientos.

El juego se inició al ralentí. Mientras algunos jugadores de la AD Huérmeda comenzaban a destilar los efluvios de una noche toledana, el Rompeolas se mostraba muy prudente, atareado en labores de vigilancia a los atacantes verdiblancos y sin poder imponerse en el centro del campo. Era un equilibrio engañoso. Los locales no atravesaban dificultades pero tampoco tenía presencia en ataque y el líder comenzaba a desperezarse.

Víctor García dejó en evidencia a la zaga naranja con un envío en profundidad a la media vuelta tras bajar a recibir y Anquela protagonizó un par de cabalgadas por la parte izquierda, la última resuelta con un chut colocado que Javi despejó a saque de esquina con una mano estupenda.

Anquela se cuela por la parte izquierda y José Antonio sale a cortarle el paso.

Anquela se cuela por la parte izquierda y José Antonio sale a cortarle el paso.

En el otro área, Dani colaboró en el calentamiento de Rubén Pérez con tres lanzamientos flojos desde varias posiciones. Joaquín no prosperaba por la banda izquierda y Adrián, con más intención, no encontró ángulo de disparo en varias diagonales hacia el centro. La falta de reflejos en los balones divididos y algunas pérdidas incomprensibles atrás evidenciaban el estado de la AD Huérmeda, que sin embargo encontró oro a balón parado.

Anquela trató de superar en velocidad a Alberto, pero se encontró con la rápida reacción del central del Rompeolas, que se arrojó al suelo y desvió la trayectoria de la pelota. El árbitro, sin embargo, entendió la acción como punible y señaló una falta cerca del área. Javi colocó muy mal la barrera y Víctor García lanzó un obús apuntando a la escuadra del lado del portero del Rompeolas, que como se puede comprobar en la secuencia de imágenes, ni vio salir ni entrar la pelota.

Víctor García apunta a la escuadra izquierda del portal de Javi, que oculto tras la barrera, no puede ver nada.

 

El balón a punto de entrar por la escuadra izquierda de Javi tras el zambombazo de Víctor García.

 

Al 0-1 respondió el Rompeolas con un arreón de casta y dos envíos al área consecutivos que desbarataron primero Monforte, de cabeza, y luego Rubén Pérez, de puños. Adrián lo intentó a balón parado, pero su lanzamiento acabó saliendo desviado.

En el descanso Kike animó a sus jugadores a no venirse abajo y seguir intentando generar ocasiones, Incidió en el juego por las bandas visto el empecinamiento por entrar por el centro y pidió más protagonismo de Guillermo en la zona de tres cuartos.

Por su parte la AD Huérmeda, sudados ya los primeros 40 minutos, siguió a lo suyo. De salida, se encontró con un despiste del Rompeolas que Alberto cortó por lo sano con una falta sin miramientos al borde del área, cuando Anquela se disponía ya a elegir por qué lado batir a Javi.

Anquela y Longares se hacen un ovillo en el saque de una falta que pudo ser muy peligrosa.

Anquela y Longares se hacen un ovillo en el saque de una falta que pudo ser muy peligrosa.

Pero esta vez afloró la empanada que hasta entonces sobrellevaba el cuadro visitante con una jugada de estrambote: Longares pasó por encima de la pelota y antes de poder desaparecer, Anquela disparó sobre su cuerpo.

Luego Víctor García se revolvió en un saque de banda y se sacó un disparo a la media vuelta que fue oportunamente molestado por Alberto. La ocasión más clara de los visitantes llegó al contragolpe. Quevedo desarboló con su veloz galopada por la banda derecha y envió un centro al corazón del área, donde Anquela, sin oposición, remató de primeras, a lo que respondió Javi con reflejos despejando el disparo sobre la misma línea.

El indulto sentó fenomenal al Rompeolas, que ganó presencia en el campo rival con más posesión de la pelota. Julio la movía en posiciones cada vez más avanzadas, Adrián seguía logrando superioridad por el centro y hasta en una ocasión Alberto se incorporó al ataque avanzando con varios regates hasta la frontal del área.

En el minuto 59 esa mejoría se plasmó en una jugada elaborada que partió de la banda izquierda en las botas de Joaquín, que buscó el apoyo de David González. Este, de espaldas al área, devolvió a Julio, que buscó más suerte por la parte derecha. Allí recibió Guillermo, que completó el rondo de pases asistiendo a Dani. El imprevisible ariete naranja picó la pelota y se inventó una volea a la media vuelta que dejó boquiabiertos a todos.

Con el empate, David Orcajo apuntaló el lateral derecho en lugar de su hermano Ernesto, y el Rompeolas siguió acercándose a los dominios de Rubén Pérez. Guillermo remató de cabeza al corazón del área y luego David González probó fortuna desde la frontal con un disparo con su pierna izquierda.

La AD Huérmeda se vio ofuscada y tiró por la borda un partido que tenía controlado. Quevedo, que ya tenía una amarilla por protestar, volvió a caer en la torpeza de hacerle reproches al árbitro y este lo mandó con viento fresco a la caseta.

Tras la expulsión de Quevedo, la AD Huérmeda perdió presencia en ataque, aunque no renunció a buscar el triunfo.

Tras la expulsión, la AD Huérmeda perdió presencia en ataque, aunque no renunció al triunfo.

La ventaja numérica demandaba otro paso al frente del Rompeolas y quién mejor que Jordi, muchas semanas sin comparecer, para adueñarse de la pelota y buscar el triunfo. Mientras los bilbilitanos seguían descentrados y veían como el árbitro expulsaba del banquillo al suplente Pascual Gimeno, el atacante del Rompeolas, que entró por Kike, mostró su repertorio de recortes y regates.

Jordi se marcha de dos contrarios de la AD Huérmeda

Jordi se marcha de dos contrarios de la AD Huérmeda.

Faltaba que se sumara a la orquesta de virtuosos Adrián. Recibió escorado en la banda derecha y se fue como un rayo hacia el centro hasta que fue derribado por una dura entrada de un zaguero. Pero a la siguiente oportunidad la perla leonesa ganó el centro antes que nadie y conectó un zurriagazo que describió una trayectoria de dentro afuera que superó al portero de la AD Huérmeda.

El disparo de Adrián es inalcanzable para Rubén Pérez.

El disparo de Adrián es inalcanzable para Rubén Pérez.

 

Adrián, justo después de haber logrado el 2-1.

Adrián, justo después de haber logrado el 2-1.

Con el 2-1 el Rompeolas no se puso nervioso y aguantó el esférico casi siempre alejadas de su portería. Adrián contó con un par más de ocasiones, la primera con un tiro calcado al gol y la segunda cuando remató de tacón dentro del área pensando que estaba más cerca de la portería. Guillermo echó mano de su habilidad para dormir el juego un par de minutos en una esquina del campo y los minutos de descuento solo sirvieron para la entrada en el campo de Ángel.

 

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies